Blog Renato Cardoso | 16 de Noviembre de 2022 - 16:45


NO ES LO QUE LE DICEN, SINO LO QUE NO LE DICEN

La verdadera justicia no pesa solo una parte, sino que juzga las dos. Por lo tanto, siempre tómese un tiempo, piense y evalúe la situación

No saque conclusiones precipitadas, porque puede haber una explicación muy buena para lo que usted entendió de otra manera. Esta es una versión más moderna para el versículo 8 del capítulo 25, del libro del Proverbios. Esto muestra, para nosotros, un error muy común del comportamiento humano: precipitarse en sacar conclusiones.

Normalmente, cuando dejamos que nuestras emociones tomen el control de nuestro intelecto, llegamos a una conclusión precipitada. Y eso puede generar problemas en nuestra vida y también en la de las demás personas. Es verdad que, cuando una noticia sobre algo indignante llega a nuestros oídos, nuestra reacción inmediata es con las emociones, nos llenamos de rabia, repudio, ganas de hacer justicia con las propias manos. Pero debemos entender que, en la mayoría de las veces, casi siempre, las informaciones nos llegan en pedazos, en partes seleccionadas y, especialmente, cuando una persona nos da esa información con la intención de obtener esa reacción de nosotros, va a filtrar una parte y va a dejar la otra parte pasar.

La prudencia que enseña el libro de Proverbios nos dice que no debemos precipitarnos en sacar conclusiones, por ejemplo, los vehículos de noticias que son distorsionadas y amarillistas. Hoy es una época en la que las noticias falsas se difunden como fuego en un bosque. Usted no busca las noticias, sino que ellas lo buscan a usted. Por eso, verifique, «¿qué sucedió realmente? Eso es lo que dicen, pero ¿y lo que no dicen?» Y, a veces, lo que no dicen es importante. Así que, vivimos en una época en la que debemos esperar antes de reaccionar ante una información. ¿Cuántas veces vimos un caso en el que más informaciones aparecieron y ahora, entendemos que la conclusión era equivocada? A veces, la persona víctima es excluida socialmente y sufre incluso pérdidas irreparables en su vida.

Así que, ¡cuidado! No saque conclusiones precipitadas. A las personas les gusta contar chismes y cuentan la propia versión, la que las favorece. No piense que todo lo que dicen es, necesariamente, verdad. Y, como dice el Texto, puede haber una explicación muy buena para lo que entendió de otra manera. La verdadera justicia no busca escuchar solo una parte. Vea el video por completo.


NO ES LO QUE LE DICEN, SINO LO QUE NO LE DICEN
  • Obispo Renato Cardoso  


Informe de error