Blog Renato Cardoso | 3 de Octubre de 2012 - 18:31


MITO: Me casé para ser feliz

MITO: Me casé para ser feliz

He observado una cosa: para que un matrimonio vaya bien, el marido y la mujer tienen que ser personas completas como individuos. Dos personas completas, separadamente, hacen un matrimonio feliz.

Lo contrario también es verdad: si una persona (o ambas) es incompleta, el matrimonio acostumbra a tener serios problemas.

Eso explota aquel mito que hace que muchas personas piensen: “Me casé para ser feliz” o “Quiero casarme con alguien que me complete”.

El hecho es que si usted ya no es feliz antes de casarse, probablemente no lo será después. Si no es completo antes del casamiento, continuará siendo incompleto después. Por lo tanto, si es así, y todavía es soltero, no se meta en el matrimonio.

Al llegar al casamiento, debemos ser personas equilibradas y felices lo suficiente como para que podamos compartir cosas buenas con nuestra pareja. Si usted se casa para resolver sus problemas, posiblemente estará colocando un fardo demasiadamente pesado para que su pareja cargue. Y hará de la vida de él (y de la suya) una tortura.

Infelizmente, es eso lo que la mayoría hace. Por eso tenemos por ahí tantas parejas donde uno de los compañeros tiene que cargar al otro, tragar sapos, sufrir humillaciones, hacerse el psicólogo para resolver traumas, tolerar los vicios… en fin, venir atrás de la pareja como aquel dueño que va atrás del perro limpiando lo que este va dejando.

Para usted que aún es soltero, queda el aviso: resuélvase antes de casarse. Sea alguien que va a sumar en la vida de otro alguien, no disminuir. Y cuando esté listo, busque a alguien con las mismas cualidades. No se case con una bomba de tiempo.

Para usted que está casado con un problemático: su cruz es pesada, pero no todo está perdido. Mucha paciencia equilibrada con firmeza en los momentos adecuados. No sirve ahora llorar y reclamar. Usted tiene que luchar con sabiduría para vencer. Sea fuerte.

Para usted que es el problemático de la relación: ¿hasta cuando usted será una valija pesada, llena de piedras, sin alza, mojada y sin rueditas para su pareja? ¿Cuándo es que va a tener vergüenza en la cara? ¿Cuándo va a buscar ayuda?

 


Informe de error