Blog Renato Cardoso | 14 de Julio de 2021 - 11:15


¡EL DOLOR DESMESURADO ES BUENO! SIRVE PARA CAMBIAR DE UNA VEZ…

Quizá usted dice querer mucho tener un encuentro con Dios, sin embargo, se olvida de que, de alguna manera, ese hecho será doloroso. Dios no entrará a su vida y dejará todo en el mismo lugar, sino que moverá toda su estructura.

Hay un precio que pagar para tener un encuentro con Dios y mantener una relación con Él. Dolerá en el primer momento, cuando Dios hiera a su viejo “yo”, como también todas las veces que Él le pida que sacrifique su voluntad. Pero ese sí que es un dolor que vale la pena sentir, porque le produce innumerables e inmensurables beneficios a usted.

Sepa más cómo sucede esto al ver el video de arriba (12 minutos).


Informe de error