Blog Obispo Macedo | 12 de julio de 2020 - 00:01


Servía, pero no Lo conocía…

Servía, pero no Lo conocía…

Doña Cris, muy amada por todos los que tienen el mismo Espíritu, ¡el Único y Verdadero!

Antes, yo pensaba que era antipática, como muchas esposas, mujeres sin expresión, sufridas, sumisas (ni sabía que era bueno).

Yo creía eso antes de ser bautizada con el Espíritu Santo, pero no sabía que no Lo tenía, ¡a fin de cuentas ya hacía 20 años que estaba en la iglesia! Conquisté, me casé, viajé, tuve hijos, hice tantas cosas… pero ¡“servía a Dios” sin conocerlo!

Hasta que en una Hoguera Santa me vi a mí misma. Pues estábamos muy mal con las empresas y el matrimonio. Fue cuando hice una oración sincera en la Hoguera Santa de diciembre de 2017, y allí comenzó Su Obra.

Primero, abriendo mis ojos y mi visión, quitando las vigas de los ojos. Y todo, ¡todo cambió! ¡De adentro hacia afuera!

Después de esta Hoguera Santa, otra mujer descendió del Altar, todavía sin el Espíritu Santo, pero tuve mi encuentro con Dios. Después me lancé al Ayuno de Daniel y al curso del Rahab, ¡los hice por primera vez en 20 años de Universal!

Dentro de la iglesia, yo era ciega, crítica, prejuiciosa, ¡perdida! Era la dracma perdida…

Y en abril de 2018, un domingo por la mañana, después de 4 meses buscando, obedeciendo a todo lo que venía del Altar y de las esposas que me acompañaban… ¡recibí el Espíritu Santo! ¡Fue tan fuerte! ¡Me sentí VIVA por primera vez!

Yo que ya había conquistado todo, puedo decir que NADA se compara. ¡Y lo entregué todo! Entonces, mi matrimonio se fue restaurando, los hijos fueron creciendo realmente con Dios, mi hija Amanda fue bautizada con el Espíritu Santo a los 14 años.

En plena pandemia, nuestras empresas están creciendo 3 veces más. Y todos los días tengo testimonio que contar. Sí, veo a Dios actuando en mí todos los días. En cada alma que evangelizo, ya sea en el trabajo, en la familia, en los grupos de la iglesia… y en mí. ¡Siempre permitiéndome ser moldeada y verme a mí misma! Incluso en Instagram, en cada pequeño detalle, ¡y en cosas grandes! Todo… ¡una obra continua!

Señora Cris, ¡oro por usted y toda su familia!
¡Tengo mucho amor y gratitud por ustedes!

Amiga


Servía, pero no Lo conocía…
  • Cristiane Cardoso 


Informe de error