Blog Obispo Macedo | 16 de Enero de 2015 - 13:47


La tierra que te mostraré

La tierra que te mostraré

Sin cuestionar.
Sin argumentar.
Sin discutir opinión.
Pero creyendo que Quien estaba hablando quería lo mejor para él.
Aunque fuese difícil entenderlo en ese momento, por la fe él sabía que lo entendería después.
Exactamente de esa manera Abraham partió, obedeciendo la voz de la fe. Génesis 12:1-4

“Sé tú una bendición”, fue una de las promesas que Dios le había hecho a Abraham.
Todos nosotros sabemos, que no existe la necesidad de buscar algo que tenemos y que somos.
La obediencia de Abraham lo hizo la propia bendición.
Siendo así, no hacía ninguna diferencia escoger el lugar hacia dónde ir,
porque, independientemente del lugar, Abraham era y tenía la bendición.
Los que no son, y por eso no tienen, viven de acuerdo con lo que ven, oyen o sienten. Sujetando así sus decisiones al fracaso.
Fue eso lo que sucedió con su sobrino Lot. Génesis 13:9-12
“Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán.”
Él ni sabía que ese lugar solo iba a traerle disgusto y sufrimiento.
Para los que son la propia bendición, incluso los lugares más desfavorables,
se convierten en bendición también. Abraham no escogió nada, ni lo necesitaba,
yendo hacia la tierra de Canaán; no solo la habitó sino que también la poseyó.
Esa, por señal, era la tierra de la que Dios había dicho: “Ve a la tierra que te mostraré.”

Una vez que usted viva en la obediencia a la Palabra de Dios,
el lugar en el que usted esté o al que usted vaya, no hará ninguna diferencia.
¡Usted es y tiene la Bendición!
Incluso lo que para otros saldría mal, para usted saldrá bien.

Todos los siervos pasarán por esa experiencia.
Quien ya la pasó, con certeza la va a pasar de nuevo.

Ob-Djalma


Informe de error