Blog Obispo Macedo | 29 de Enero de 2015 - 09:05


La Gran Oportunidad

La Gran Oportunidad

20150129

Tras resucitar de entre los muertos y antes de ascender a los Cielos, el Señor Jesús les dijo a Sus discípulos:

“… pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la Tierra.” Hechos 1:8

En otras palabras, Él quiso decir que quien tiene el Espíritu de Dios lo tiene todo.
No tiene límites. Lo puede todo.

Solamente ese poder permite:

Amar aun cuando se es odiado.
Tener alegría y paz cuando se enfrentan grandes dificultades.
Ser consolado por el Propio Dios.
Tener paciencia para saber esperar el momento correcto de actuar.
Demostrar delicadeza y bondad en el trato hacia sus semejantes.
Lograr siempre ser fiel y cumplir su palabra.
Tener humildad para reconocer los errores y control absoluto sobre el propio temperamento y las emociones.
Ser fuerte en los momentos de debilidad.
Tener dirección para tomar decisiones correctas.
Ver más allá de lo que los ojos humanos pueden ver.
Usar todas las armas de Dios y vencer al mundo, al diablo y a sus demonios.
Tener acceso al Reino de Dios en este mundo y después de la muerte…

Entienda, si usted recibe el Espíritu Santo, ¡su vida nunca más será la misma!

¡Son tan numerosos los beneficios de recibir el Espíritu Santo que, quien Lo recibe, inmediatamente quiere dar testimonio y contarles a las otras personas lo que recibió, y enseñar cómo hacer para que otros Lo reciban también!

Por eso, ¡no pierda tiempo! Este jueves 29 comenzamos el “Ayuno de Daniel”. Este es un propósito de 21 días totalmente dedicados al Espíritu Santo. Sin entretenimientos, informaciones seculares o cualquier pensamiento que no esté relacionado a Él.

Esta es la oportunidad que faltaba para que usted tenga nuevas y mayores experiencias con el propio Dios.


Informe de error