La Misericordia no tiene fin

“Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.”, (Lamentaciones 3:22)

Nuestro Dios es misericordioso y longánimo. Tiene la paciencia para soportar nuestra cabeza dura; ya que, generalmente, pensamos que podemos actuar con nuestra propia fuerza y olvidamos que el justo debe vivir por la fe.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *