“El camino que me llevó a ver la diferencia este 2017”

 

Cuando Carlos comenzó a frecuentar los servicios de fe en la Universal todo comenzó a cambiar, pero había algo que él no aceptaba y era no poder lograr hasta el momento sus documentos migratorios. Él nos relata:

–Cuando comencé a perseverar en la Universal todo en mi vida comenzó a cambiar. Financieramente empecé a ver la diferencia y en mi vida sentimental a través del uso de la fe, conocí a Dinora, quien hoy es mi esposa y  formé mi familia. Cada aspecto de mi vida lo logré a través de los sacrificios en la Campaña de Israel, pero había algo que no aceptaba y era no haber logrado mis documentos migratorios.

–Así pasaron 15 años de luchas, tanto mi esposa y yo colocábamos todo nuestro esfuerzo para buscar una forma de arreglar mi legalización en este país. Pero las puertas parecían cerrarse.

–Una esperanza parecía surgir cuando después de cierto tiempo dijeron que a través de mi esposa podría haber un camino para la legalización, pero al analizar mi caso se dieron cuenta que yo había sido detenido por inmigración en una ocasión y la única solución era salir de Estados Unidos y regresar a mi país de origen. Cuando me dieron esa noticia, yo le dije a mi esposa que no aceptaría esa propuesta.

–Una indignación nació dentro de mí y determiné que este año yo obtendría mis documentos antes que se terminará el 2017. Tanto mi esposa y yo comenzamos a luchar en la fe y a no dar lugar a dudas de lo que Dios nos respondería.

–Fue cuando se presentó la Campaña de Israel y me dispuse a sacrificar, no dudando que una puerta se abriría para lograr mis documentos.

–Al paso de unas semanas recibimos una llamada de inmigración, algo que nos sorprendió porque migración por lo regular siempre envía una carta avisando la cita para presentarte. La persona nos dijo que fuera con un abogado, porque en ese momento  cualquier cosa podía acontecer. Tanto mi esposa y yo no temimos y creímos que Dios no nos fallaría, que Él estaría con nosotros en cada instante. Así aconteció, la cita era para decirme que había sido aprobado. Dios me respondió y aún con tantos contratiempos que están pasando en la actualidad he logrado obtener mi residencia permanente. Esto es el resultado que Dios de ninguna manera falla cuando uno es fiel a Él.

            

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *