Blog Renato Cardoso | 11 de septiembre de 2013 - 15:06


Relaciones abusivas: Priorizándose a usted

Relaciones abusivas: Priorizándose a usted


He observado una tendencia: las personas que sufren en las relaciones abusivas colocan al agresor por encima de sí mismas.

Primero, déjeme definir lo que quiero decir con «relación abusiva». No me refiero solo a los abusos obvios como la agresión física o la violencia doméstica. Una relación abusiva es donde su pareja consistentemente le falta el respeto y le hiere como persona. Algunos ejemplos, entre otros, incluyen:

  • Traiciones reales o virtuales
  • Mentiras
  • Chantajes emocionales
  • Uso indebido de su dinero sin esforzarse para ganar el propio
  • Exigencias sexuales egoístas y en contra de su voluntad
  • Tácticas de intimidación
  • Amenazas
  • Vicios que le ponen en riesgo
  • Total control sobre su vida
  • Aislamiento de amigos y familiares
  • Abuso emocional, como ataques verbales, bullying y humillaciones
  • Uso de su amor por los hijos para conseguir lo que quiere de usted
  • Aprovecharse de que usted está enamorado/a y amenazar con romper la relación en el caso de que usted no cumpla con alguna exigencia.

Los hombres y principalmente las mujeres sufren con relaciones abusivas así todos los días. Lo más interesante, sin embargo, no es la maldad del agresor, sino la complicidad de la víctima. Es algo enfermizo porque parece que no logra ver que se convirtió en esclava del abusador.

Si usted está en una relación así, es momento de abrir los ojos y despertarse a la realidad. Una de las condiciones básicas para estar en una relación es conocer su valor propio. Para eso usted necesita priorizarse, es decir, colocarse en primer lugar, antes que la otra persona.

El propio Dios dijo que tenemos que amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Es decir, si usted no se ama, no está en condiciones de amar a otra persona.

Cuando usted no se prioriza, las otras personas pueden sacar ventaja de usted. Y es eso lo que sucede en las relaciones abusivas. El abusador «siente el olor» de la baja autoestima de la víctima y usa eso en contra de ella.

¿Qué hacer si está en una relación así?

  1.  Reconozca que ha sido abusado/a
  2. Decida que no aceptará más eso, aunque le cueste la relación
  3. Hable con alguien de confianza y busque apoyo para ponerle punto final a esa relación abusiva
  4. «Poner un punto final» puede significar desde una charla firme con la pareja para colocar sus condiciones y límites, hasta incluso una separación, aunque sea temporaria, para que el compañero cambie
  5. Priorice su seguridad y pase a desarrollar su sentido de valor propio para no ceder nuevamente a las promesas de cambio sin pruebas reales de que sucedió

Las personas solo nos respetan cuando nos respetamos a nosotros mismos.

 

Lea también:

[related_posts limit=»7″]

 

Regístrese en este blog y sea avisado de nuevos posts…

 

fSiga nuestra página en Facebook. 0% de tontería garantizado — o su click le será devuelto.

 

 

¡Compártalo!

 


Informe de error